El ataque de Irán contra la base estadounidense en Irak pone al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante una peligrosa elección, comentó el analista político y periodista ruso Fiódor Lukiánov.

La Guardia Revolucionaria Islámica de Irán inició la operación de venganza por la muerte del general Qasem Soleimani. En la madrugada del 8 de enero, se lanzaron misiles  contra la base aérea de Ain al Asad en la provincia iraquí de Anbar (oeste) usada por las tropas de Estados Unidos.

La televisión iraní Press TV afirmó que el bombardeo lanzado por Irán se saldó con 80 muertos.

«La respuesta de Irán pone a la región al borde de una gran guerra. Teherán actuó con cuidado: el objetivo es más bien demostrativo, simbólico, no fue un deseo de causar un daño real», opino. Lukiánov en su canal de Telegram.

No obstante, Donald Trump, está ante una elección muy peligrosa: «Limitarse a unas acciones simbólicas similares y gritos de guerra o elevar el grado de venganza». Según expertos es una «pendiente extremadamente resbaladiza».

El analista observó que Trump «no es un guerrero en absoluto», pero «ya se metió en la rutina que había llevado a sus predecesores a unos prolongados conflictos en la región».

«Siendo jefe de un país hegemónico con tradiciones de hacer valer agresivamente los propios intereses, es prácticamente imposible mantenerse al margen de la guerra», concluyó Lukiánov.

Teherán reivindica su derecho a la autodefensa consagrado por la carta de la ONU

La tensión en Oriente Medio aumentó cuando Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del CGRI, muriera en un atentado , un ataque aereo lanzado por los Estados Unidos el dia 3 de enero cercano al aeropuerto internacional de Bagdad, ataque cuya orden dio el presidente Donald Trump.

Fuentes

Telegram

Sputnik

Otras

Escucha la radio mientras lees las notas.si deseas parara al.final esta el reproductor

www.puso6radioweb.com