Bolsonaro ya es presidente. Brasil, la 5ta economía del mundo fue sacudida por el caso de corrupción mas grande que ese país haya vivido en su historia, el tan conocido Lava Jato. La destitución de Dilma Rousseff y el ascenso de Temer al poder, marcaron el inicio de los gobiernos de derecha, las piezas del juego ya estaban en su lugar y el 7 de abril de 2018 Lula fue encarcelado.

Lula Da silva

La economía de Brasil, con grandes fabricas automotrices, metalúrgicas, petroleras, entre otras, esta sufriendo actualmente una crisis no solo a nivel económico sino humano, la cantidad de pobres que hay asciende a 55 millones de personas sobre una población de 210 millones. El gasto publico se reduce drasticamente, la privatizaciones en correos, aeropuertos y de la industria petrolera Petrobras, es casi un hecho.
El presidente Bolsonaro, no es de dar grandes discursos, solo habla y cuando lo hace es para ir en contra de los grupos del cual él no esta de acuerdo; al igual se mete en cuestiones internas de otros países como Argentina y Venezuela.

Bolsonaro

No construye puentes, divide.

Años atrás, cuando en América del Sur, gobernaban presidentes de centro izquierda, se habilitaban nuevos derechos para las minorías relegadas desde siempre, como el matrimonio igualitario. Brasil no estuvo exento de esto, en el 2013 se legaliza en todo el territorio nacional. Asi como tambien el paliar el hambre de los mas pobres.


El gigante sudamericano y motor de América del Sur, y al igual que en toda Latinoamérica, la corrupción es moneda corriente, por ello mismo no se puede salir del circulo y avanzar mas, debe haber un cambio desde cada persona residente de esta parte del mundo para poder tener un sistema mejor que nos abarque a todos sin ideología alguna. ¿difícil no?

El gigante sudamericano y motor de América del Sur,

El 8 de noviembre de 2019, Lula es liberado al no tener pruebas concretas de los actos delictivos por el cual fue enviado a prisión. Ya libre, se abre una nueva etapa para la política Brasileña y la esperanza de millones de ciudadanos.

J.E.

Desde Córdoba – Argentina